El Pueblo de Brihuega

Brihuega:

Un entorno natural plagado de Historia

La Alcarria es un raro ejemplo de zona no montañosa que nos ofrece un fuerte contraste con relieves tan distintos como páramos, extensas campiñas con vegas fértiles, valles, cerros y fuertes pendientes. Al entono natural se suma una asombrosa arquitectura popular y el atractivo de ciudades monumentales cargadas de historia. Es el caso de Brihuega, situada en el mismo corazón de la Alcarria, enclavada en un entorno paisajístico excepcional como es el valle del Tajuña, y una de las villas más famosas, pintorescas y con más historia de Guadalajara.

qué Visitar

Brihuega es encantadora por su situación, por sus alrededores, por estar plagada de joyas artísticas y por la simpatía de sus habitantes. Su centro histórico cuenta con una fantástica Plaza Mayor, dos iglesias románicas de gran belleza y un edificio muy particular: la Real Fábrica de Paños, cuyos jardines se han llegado a comparar con los del mismísimo Palacio de Versalles. También posee murallas de origen árabe, reconstruidas en el siglo XII, que conservan dos de sus puertas: la de la Cadena y la del Cozazón. Para contemplar su grandiosidad, es muy recomendable atravesar el arco y alejarse un poco por el antiguo camino, para disfrutar de una bonita panorámica de los paños de muralla conservados, además de la vega del río Tajuña. En nuestro recorrido no puede faltar la visita al Convento de San José y al Castillo, también de origen árabe, que conserva su recinto amurallado y en cuyo interior podemos ver la Capilla de la Vera Cruz.

Para mas información sobre el turismo, excursiones, castillos, sitios qué ver, y fotos de Brihuega, puedes visitar esta Página